Excluirte de los bingos de tu ciudad es una ayuda, pero no es la solución. Debes reflexionar profundamente y saber que es lo que quieres en tu vida, el juego con control no es malo, pero si pierdes el control debes poner soluciones. Si no te ves capaz por ti solo superar este problema y te sigue atormentando debes acudir a un especialista, mucha suerte!