Todo negocio basado en futuribles está condenado al fracaso. El futuro es dinámico, y es imposible de predecir. A menudo hay cambios inesperados que echan al traste incluso los planes de quienes cuentan con información privilegiada.